Publicado por smap in | septiembre 08, 2017



Llegaron los frutales a Vivero Ecoplant y Santiago explica cuál es el proceso previo hasta que son retirados. Las plantas llegaron desde el Valle y otras variedades desde Mendoza. Se trata de plantas injertadas, donde el pie de injerto corresponde a raíces rústicas y vigorosas que se adapten a cualquier tipo de suelo, y el injerto, que es la vara o parte alta de la planta, de la variedad del frutal elegido para multiplicar.
En primer lugar, como las plantas provienen de otros lugares que pueden existir ciertas plagas, se bañan sus raíces en un balde o tacho con agua, mezclado con tierra de diatomea y oxicloruro de cobre. En un litro de agua se coloca una cuchara sopera de tierra de diatomea para controlar insectos y una cuchara de té de oxicloruro de cobre, que actúa como funguicida natural. Otro recaudo que se toma, es colocar las plantas que llegan a raíz desnuda, en un sustrato suelto y liviano, como por ejemplo abono compuesto, viruta o aserrín, para que le proporcione humedad y no sufran las distintas condiciones climáticas. Otra recomendación es que al trasplantar el frutal, hay que considerar que la parte del injerto, debe quedar entre 10 y 15 cms. sobre el nivel del suelo, nunca debe quedar bajo tierra. Y con respecto a la poda, se debe hacer un corte a la yema apical, para que la energía se concentre en su primer año de plantación, en la raíz y en las ramificaciones, creando un frutal con copa, lo que facilita la cosecha de frutos.-

MAS VIDEOS DE JARDINES Y HUERTAS

Search

Redes Sociales

Facebook More Twitter